Nacional

Alcaldesa de Quilpué rinde su primera Cuenta Pública

En la instancia, la jefa comunal, dio a conocer los avances e iniciativas concretadas desde que asumió el cargo. Además, entregó detalles del balance que arroja una cifra cercana a los $5.503 millones en saldos no acreditados, compromisos, inversiones y otros ítems heredados de la administración anterior.

 

Estos primeros meses de gestión han sido complejos en muchos aspectos. Nos dimos cuenta que el estado en el que recibimos el municipio, no permite cumplir lo esperado para una gestión pública a la altura del siglo XXI. Nos dijeron que el municipio no tenía deudas, pero eso fue un maquillaje comunicacional que en este documento desmentimos categóricamente.”

 

Con estas palabras, la alcaldesa Valeria Melipillan, ya adelanta en el documento de “Cuenta Pública”, el complejo estado en el que ella y su equipo encontraron el municipio al asumir formalmente en el cargo en julio de 2021.

 

En el texto, se refiere a los graves problemas heredados, entre los que se cuentan proyectos inconclusos, contratos y servicios como el Centro Integral del Adulto Mayor cuyas obras están paralizadas, las piscinas de Villa Olímpica donde la empresa dejó los trabajos, los $2.400 millones de fondos sin rendir en la Corporación Municipal, etc..

 

En el apartado de la Cuenta Pública denominado “Municipio en Deuda”, se detalla cada uno de los nudos críticos detectados, los que revelaron graves irregularidades con un balance de $5.503 millones entre saldos no acreditados, compromisos en inversiones, subvenciones perdidas de la corporación y otros ítems heredados de la administración anterior y que equivalen al 25% de ingresos propios del presupuesto para este año. Algunos ejemplos son:

✖️ Licitaciones millonarias con ejecuciones pendientes próximas a vencer.

✖️ Falta de fiscalización y ejecución de contratos.

✖️ Instrucciones de Contraloría sin cumplir.

✖️ Proyectos de obras públicas con problemas de diseño.

✖️ Fondos sin rendir en la Corporación Municipal.

 

 

La alcaldesa Valeria Melipillan, indicó que “nos encontramos con complejidades en la elaboración de proyectos, juicios pendientes, una deuda millonaria con funcionarios del zoológico y distintos problemas de gestión tanto de la municipalidad como de la corporación. Nos ha llevado mucho tiempo ordenar la casa y resolver estos conflictos y de alguna manera, poder comenzar a instalar también nuestro programa.”

 

Si bien, este escenario financiero ha sido un importante obstáculo para la gestión actual, se han logrado notables avances en diversas áreas. En medio ambiente, por ejemplo, se concretó la solicitud de declaratoria de humedales urbanos, se elaboró una propuesta de ordenanza para la preservación de las piedras tacitas y se han paralizado 10 obras que no contaban con los respectivos permisos.

 

Se ha realizado una intervención de 5.200mt para limpieza de cauces y de 27.000mt de cortafuegos. Se ha postulado y logrado financiamiento a diversos proyectos a través del GORE y SUBDERE para plazas y espacios públicos. Se renovó la flota de aseo con aumento de frecuencia, contenedores más grandes, instalación de bateas con el retiro a la fecha de 7.853 toneladas, obtención de RS del Ministerio de Desarrollo Social para construcción del centro de acopio de residuos valorizables por $938 millones, entre otros.

 

En materia de bienestar y derechos de los animales, entre otras iniciativas, se inició un trabajo de reconversión del zoológico.

 

Siendo la seguridad uno de los temas más demandados por la ciudadanía, se crea la Dirección de Seguridad Pública y se actualiza el Plan Comunal de Seguridad Pública.

 

También, se avanza en importantes proyectos de seguridad vial con instalación de cojines reductores de velocidad, mejoramiento de pavimentos, luminarias, señaléticas, etc.

 

Se crea la Oficina Comunal de Migrantes y un Consejo Local de Pueblos Originarios, también se refuerza la inversión en apoyo al deporte.

 

“En estos 10 meses, a pesar de las dificultades, hemos logrado instalar procesos importantes dentro de la municipalidad. En primer lugar, la transparencia y la probidad ya son un cotidiano en nuestra gestión y es un elemento que hemos tratado de instalar en todos los procesos administrativos tanto de la municipalidad como de la Corporación Municipal. La participación es un elemento que siempre hemos resaltado, hemos realizado distintas mesas de trabajo con organizaciones sociales y con funcionarios de la municipalidad para poder ir recogiendo las inquietudes y las visiones y hacer una gestión que refleje lo que la ciudadanía quiere y también manifieste lo que los funcionarios de la municipalidad ven cotidianamente.  Hemos avanzado también en el área de promoción de derechos, hemos instalado la oficina de la diversidad de género, también le dimos énfasis a la oficina de migrantes que no existía”, puntualizó la jefa comunal.

 

La gestión en temas medio ambientales y la probidad y transparencia con la que ha actuado la actual administración, fueron algunos de los temas que destacó en su balance el Consejero Regional por la provincia de Marga Marga, Sebastián Farfán.

 

“Destaco el tema de la probidad, no se ha tenido miedo en sacar a la luz algunos temas complicados que se venían arrastrando, como, por ejemplo, el tema del Centro Integral del Adulto Mayor, también en la Corporación. Eso ha sido muy importante para la ciudadanía. Destacar también, la nueva mirada de nuestra ciudad hacia el tema medio ambiental, la construcción de nuevas plazas y el apoyo a las organizaciones ambientalistas que han estado luchando por eso y creo que en esa línea también ha sido muy significativa la paralización de estos dos grandes proyectos inmobiliarios en zonas emblemáticas de Quilpué. Creo que el balance da para esperanzarse en el futuro.»

 

Diego Ibáñez, diputado por el distrito 6, destacó “la capacidad de gestión que ha tenido la alcaldesa y todo el municipio que, heredando un municipio prácticamente sin recursos producto de la gestión anterior, han sabido reactivar económicamente la comuna en plena pandemia, al mismo tiempo, que han desarrollado un proyecto de gobierno local con altos índices de participación y transparencia. Comunas más abiertas son comunas más democráticas y poco a poco ayudan a instalar la idea, practicando con el ejemplo, de que las gestiones municipales pueden tener el principio de probidad como una máxima.”

 

Por su parte, la concejala de Quilpué, Paula Castro, indicó que lo que más valora es la forma en que se trabaja con la comunidad ya que “eso hace que las decisiones se vayan tomando de otra manera, de la mano con la gente y generando un reflejo de lo que las personas quieren y necesitan, diferente a cuando se ejerce un liderazgo más vertical. Creo que vamos caminando a concretar la ciudad que queremos. Hoy vemos una ciudad que muchas veces no es reflejo de sus habitantes, como las grandes torres en Marga Marga que no le hacen sentido a nadie, los colapsos viales, etc. Creo que hoy día lo que quieren los quilpueínos es una ciudad verde, amorosa que respete su alma que está también en los cerros, en los barrios, en el buen vivir «