Nacional

Boric por polémico aporte de $6.410: «Esto no es un bono, sería una falta de respeto»

En su llegada a Punta Arenas para encabezar la quinta reunión del Gabinete Regional de Magallanes, el Presidente Gabriel Boric se refirió a los esfuerzos que está haciendo el Gobierno para hacer frente a las necesidades económicas de la gente.

 

 

 

 

 

¿Qué dijo Boric?

En el marco de su primera reunión con autoridades de la zona, el mandatario aprovechó la instancia para aclarar la desinformación en torno al aporte de $6.410, para ayudar a paliar el alza de precios en la canasta básica, que anunció hace unas semanas el Gobierno.

«Se ha dicho mucho de que nosotros estamos dando un bono de $6 mil pesos. Yo quiero decir que eso es falso», señaló.

Boric aseguró que, «lo que estamos haciendo para justamente abordar las necesidades de quienes más lo necesitan, es un reajuste de la asignación familiar por carga, que durante el último periodo se reajustó $500 pesos por año».

«Esto no es un bono. Si lo fuera, sería una falta de respeto para las necesidades que tienen hoy la mayoría de los chilenos y chilenas», añadió.

El Presidente comentó que lo que quieren es reajustar los distintos instrumentos de política pública, pensando en las necesidades de la gente, «para poder contener el alza del costo de la vida que sabemos, que es su principal preocupación».

Impuesto a los combustible

Al ser consultado sobre si eliminaría el impuesto a los combustibles, Boric explicó que «sería contrario a las señales que queremos dar en materia de uso del transporte privado a nivel nacional, y en materia de protección del medioambiente. Sería un error de parte nuestra establecer políticas que sean para todo el país, que finalmente terminan atentando en contra de los intereses de Chile a largo plazo».

«Nosotros no queremos que los combustibles sigan subiendo, y por eso hemos inyectado varios millones dólares al Mepco para contener las alzas. Pero no solamente eso. Hemos establecido con Energía un procedimiento para contener el alza del precio de la energía y de los servicios básicos», recordó.

Desafíos del Gobierno

El jefe de Estado reconoció que su Gobierno va a ser difícil, pues asegura que «recibimos una sociedad profundamente fracturada, que hay dolores que no se van a sanar de la noche a la mañana y que seguramente esa angustia va a afectar en ese momento la popularidad o aprobación».

Sin embargo, afirmó: «sepan que voy a ser un Presidente que va a estar firme al timón, que estamos trabajando en dos velocidades». Las urgencias, como por ejemplo el alza del costo de la vida; y las reformas estructurales, «para las que iniciamos diálogo con trabajadores, empresarios y Gobierno, por la reforma previsional y también por la reforma tributaria».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Meganoticias