Nacional

El Planeta no es Cenicero: Diputada Marzán destaca proyecto que sanciona a quienes boten colillas de cigarro en la vía pública

La diputada Carolina Marzán (PPD), autora del proyecto «El Planeta No es Cenicero», que busca prohibir y sancionar a quienes arrojen filtros o colillas de cigarro en la vía pública, valoró la aprobación unánime de la iniciativa en el Senado. Ahora, el texto legal debe volver a tercer trámite constitucional a la Cámara de Diputadas y Diputados.

 

Este proyecto -que fue refundido con otro que prohíbe fumar en playas de mar, ríos o lagos- tiene por principal objetivo evitar la contaminación con estos desechos, que tienen nocivos efectos en el agua y demoran años en desaparecer de estos lugares públicos.

 

«Estamos felices con el avance de esta iniciativa que bautizamos en el año 2019 como “El planeta no es cenicero” y que representa el espíritu y el fundamento del proyecto, con el propósito de que se tome conciencia acerca de lo necesario que es hacer de nuestro espacio vital, es decir de nuestro planeta, un espacio libre de desperdicios, sobre todo de colillas que son tan dañinas y son tan tóxicas”, enfatizó la diputada Marzán.

 

La parlamentaria indicó que «es esencial que tengamos una visión de futuro, una conducta protectora que salvaguarde nuestro entorno ambiental, a través de efectivas medidas que sean disuasivas y de fiscalización. Además, la toxicidad de los componentes de una colilla de cigarro debe ir declinando, e incorporando nuevas tecnologías en el corto y mediano plazo».

 

«No se protege el planeta con reacción, sino que con la acción de entender y asumir que no es un basurero. Basta de contaminación, hay que hacerse cargo de los residuos que deja el cigarro una vez que es botado al suelo y entender de una vez por todas que el planeta no es cenicero”, afirmó Carolina Marzán.

 

Respecto a la fiscalización de las medidas señaladas, ésta se entrega a la policía marítima, inspectores municipales, autoridad sanitaria y cualquier ciudadano, pues se establece la facultad de todo ciudadano para hacer la denuncia por incumplimiento.

 

Asimismo, establece que los filtros y las colillas que se comercialicen deberán ser biodegradables y dispone que se deberán instalar basureros especiales en lugares como establecimientos de educación superior, aeropuertos, teatros, cines, centros comerciales entre otros.

 

El proyecto también aumenta las multas hasta 4 UTM y establece que se podrá cumplir condena con servicio a la comunidad limpiando playas, lagos o ríos.

 

Entre los cambios realizados, se estableció la prohibición de arrojar desechos en bienes nacionales de uso público y bienes privados de uso compartido, entre otras disposiciones.