Nacional

Enrique Paris acusó «señales confusas» de la ministra de Salud: «La comunicación de riesgo ha sido muy mala»

El hoy decano expresó su preocupación por la disminución en la velocidad del proceso de vacunación: «Tenemos un retraso muy importante», apuntó.

 

 

 

 

 

El ex ministro de Salud Enrique Paris expresó su preocupación este miércoles por la disminución en la velocidad del proceso de vacunación en Chile, así como por algunas «señales confusas» que han emitido las actuales autoridades sanitarias.

«Tenemos un retraso muy importante en la vacunación. Con la tercera dosis, hay 2,8 millones de personas retrasadas, y con la cuarta dosis, 3,4 millones. Para ser sincero, ha habido un bajo estímulo para vacunarse», dijo el pediatra y decano de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad Mayor conversando con el medio nacional de radio Cooperativa.

«Hay que estimular más la vacunación y reforzar el control del pase de movilidad», subrayó el médico.

Paris señaló que «la percepción de peligro ha ido bajando enormemente en los últimos dos meses, entonces la gente tiene menos miedo, y, por otro lado, creo que la comunicación de riesgo desgraciadamente ha sido muy mala, muy confusa».

«Ayer mismo el subsecretario dio unas señales muy confusas y la ministra (María Begoña Yarza) también se ha equivocado varias veces y ha dado señales confusas», apuntó el ex líder del Colegio Médico, recordando que, por ejemplo, «en una entrevista que dio la ministra en un canal de televisión, cuando le estaban preguntando por las mascarillas, tenía la mascarilla puesta al revés. Eso, desde una autoridad sanitaria, es algo gravísimo».

Además, afirmó que la suspensión del uso de cubrebocas en espacios abiertos donde se pueda mantener una distancia física de un metro o más «no fue bien comunicado y la gente entendió que se podía sacar la mascarilla. Va a costar mucho volver a colocar la mascarilla». 

Asimismo, reprochó que «el testeo en este momento es bajísimo» y planteó que «hacer 23.000 test es autoengañarse. Si testeas poco, detectas poco, pero engañas a los hospitales y los servicios de urgencia», criticó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Maray