Regional

Scarlette Olguín, Candidata a Core pide decretar emergencia Climática en la provincia: Emplazamiento a los alcaldes busca generar conciencia en la comunidad

“Somos los culpables de haber implementado un desarrollo económico irresponsable, sin mirada de futuro, privando a nuestros propios hijos y nietos de las maravillas de la naturaleza.”

Así comienza la carta que el Colectivo Las Violetas, agrupación de la Provincia de Marga Marga, entregó a los alcaldes y alcaldesas de las comunas de Quilpué, Olmué, Villa Alemana y Limache, solicitando que decreten estado de emergencia climática.
La acción está siendo liderada por la vocera del colectivo, Scarlette Olguín, quien además ha entregado la carta a los y las presidentes de las comisiones de Medio Ambiente de los concejos municipales. “Ya es tiempo de pasar de los discursos a los hechos concretos, y declarar estado de emergencia climática es un imperativo para los gobiernos comunales”, señaló.
En la carta, el colectivo sostiene que “para nadie es sorpresa la amarga crisis hídrica que viven nuestras comunas. Los vecinos hemos aprendido a vivir con la sequía. Llenar botellas y estanques con agua es parte de nuestra rutina de vida. Lo mismo que pasa en sectores de Olmué (Narváez, Cajón Grande, La Vega, Quebrada Alvarado, entre otros) puede encontrarse en límites lejanos como los son los sectores de Colliguay en Quilpué o LLiu LLiu y La Victoria en Limache. Llegando incluso, a tener que administrar nuestras vidas con menos de 50 litros de agua por persona, muy por debajo de lo recomendado por Naciones Unidas, que estima que para el 2030, la escasez de agua podría desplazar a 700 millones de personas y familias en el mundo”.
Olguín emplaza al mundo político pidiendo que se armonicen los intereses económicos, sociales y ambientales, “generando espacios y estrategias que permitan un desarrollo sostenible, que respete la biodiversidad, con un impacto social y económico positivo en nuestras comunidades”.
Con el slogan “Por un Futuro Violeta”, el colectivo llama a abordar el tema medioambiental de manera colectiva, “sin posiciones hostiles y de manera transversal y transparente, con la mirada centrada en lo femeninos, la sostenibilidad, el respeto de los derechos humanos, los pueblos originarios y las disidencias sexuales, construyendo desde un profundo amor a nuestro valle”.