Nacional

Senador Ossandón: El Presidente no quiere reconocer que en la Macrozona Sur hay terrorismo desatado

«Ya no es el problema de las tierras ni de los mapuche, la gente quiere paz», afirmó el senador de Renovación Nacional.

 

 

 

 

El senador Manuel José Ossandón dijo estar convencido de que el Presidente Gabriel Boric está padeciendo la complejidad de resolver problemas para los que «la gente cree que las soluciones son más fáciles» y valoró la reciente visita del Mandatario al sur del país pero fue crítico del enfoque que se tiene desde Palacio de la violencia en la Macrozona Sur.

El parlamentario recordó que los autores de actos violentos «son jóvenes, fanáticos que no están dispuestos a conversar porque ellos están en guerra, entonces el Presidente no quiere reconocer eso, como que no quiere reconocer que allí hay terrorismo desatado«, esgrimió en el programa Profundidad de Campos de TV Senado.

De hecho si bien el legislador considera «buenísimo que haya ido, se demoró ocho meses todo el mundo sabe por qué» y recordó que «mientras él (Boric) estuvo allá, quemaron cuanta cosa no hay».

Por eso considera que «la ley antiterrorista es mala y no la han querido cambiar. Hay que arreglarla pero para arreglarla hay que tener la convicción que tenemos el problema y si el Presidente de la República no tiene la convicción, del corazón, que en Chile hay terrorismo; no actos terroristas».

Consultado sobre qué hacer con los responsables de actos graves ocurridos en el sur del país Ossandón respondió que «a los que usan los fusiles por supuesto que hay que correrles balas. A otra gente no. ¿Qué les va a hacer? ¿Les va a dar un beso?».

«Si quemo algo me regalan un fundo»

Otra política desde el Ejecutivo que fue criticada por el senador RN fue la restitución de tierras a comunidades indígenas, ante lo que ejemplificó que hasta ahora se cuentan 300 mil hectáreas adquiridas.

«Es evidente: si soy violento y quemo algo me regalan un fundo«, ironizó. Y afirmó que la situación incluso genera ácidas bromas en torno a los criterios de lo que denomina «un incentivo perverso» para hacerse de terrenos en especial en la zona sur: «Ya no es el problema de las tierras ni de los mapuche, la gente quiere paz».

El senador RN también sostuvo que cuando va a terreno «lo que más me piden es que los ayude en el tema de la seguridad, es una cosa impresionante«. Por ello y enumerando consecuencias adicionales como el temprano cierre del comercio en centros urbanos y barrios producto del miedo a los asaltos, llamó al Ministerio del Interior a respaldar cambios de mediano plazo para combatir los índices actuales de inseguridad, como por ejemplo reducir la edad mínima de responsabilidad penal a 14 años.

«Los delincuentes en la calle sienten que no pasa nada. No es que hoy haya más narcotráfico en Puente Alto que antes, lo que pasa es que los micro y narcotraficantes andan por las calles y no pasa nada, porque hay la sensación de impunidad más salvaje», declaró.

«La delincuencia nos está sobrepasando, no está reventando. Soy de los que creen que hay que cambiar el reglamento de uso de la fuerza. Aquí se habla mucho que el uso de la fuerza tiene que ser proporcional y eso no es así. El uso proporcional de la fuerza es para los civiles, cuando un policía tiene un uso proporcional de la fuerza hacia un delincuente es un absurdo», comentó.

«¿Usted cree que un carabinero que es una persona normal, una carabinera que es mamá, va a arriesgar su vida si ve que va a usar su arma para defender a los inocentes y va a terminar con un juicio, un sumario?», dice recordando el caso de la muerte de un malabarista en el sur por un disparo policial y que pese al argumento de la defensa propia, derivó en que el funcionario estuvo dos años amenazado y suspendido. «¿Quién va a usar las armas?», preguntó al respecto.

Pensiones con «solidaridad» y nueva Constitución

En otro tema, Ossandón también discrepó de algunas voces desde la derecha contra el factor de solidaridad en una futura reforma previsional. Y si bien declara que «el pilar más importante debe ser el ahorro de cada uno«, llamó a buscar equilibrios para no desincentivarlo.

«Primero, que se arreglen las pensiones. El 75% de las personas que están jubiladas reciben menos del sueldo mínimo y eso es una aberración. Hay que buscar una fórmula que no nos reviente, no nos quiebre; que en quince años más andemos pidiendo limosna como país», dijo apelando a un sistema sostenible.

«Por lo menos yo estoy dispuesto a que parte de lo mío sea solidario. Me gusta una mezcla, yo creo que uno también tiene que ponerse aparte de los impuestos con solidaridad», agregó y planteó que «si yo gano más, parte de lo que yo ahorro podría ser a un fondo solidario para gente que gane menos, eso lo comparto».

Por último en materias como el proceso constituyente -en el que se hizo parte de quienes quieren una nueva carta fundamental- apeló a la generosidad de los diferentes sectores políticos para llegar a un acuerdo, eso sí, dejando de lado fines refundacionales y buscando el sentido común de la gente.

«Nosotros no somos Bolivia, no somos un país de indígenas; somos un país de chilenos. Todos somos mestizos, tenemos de todo. Trataron de refundar Chile, se mataron solos. Creo que tenemos que ser responsables en hacer una Constitución que sea capaz de tomar el sentido común de la gente para mejorar las cosas que están mal», sentenció.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Cooperativa